Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

alfajorLa familia Cedrés está acostumbrada a los desafíos pero este se salía de lo común. En 1953 el abuelo Conrado Cedrés fundó la primera fábrica de alfajores artesanales del Uruguay. Hoy sus cinco hijos, sus nietos y el personal de Cierras de Mina buscan confeccionar el alfajor más grande del mundo.

Haciendo una réplica de un alfajor de merengue, de la Cierra de Mina el clásico alfajor, que va a pesar en el entorno de los 400 kilos.

Esto equivale a más de 14,000 alfajores. A pesar del planeamiento y la preparación, los desafíos no tardaron en llegar, el primero al construir un horno lo suficientemente grande y poder transportarlo hasta el Centro de Minas para la Fiesta Nacional del Alfajor.

Horas más tarde y con el horno a la temperatura adecuada y constante, a preparar la masa para la primera galleta, todo cuidadosamente documentado y verificado por la gente de la zona y escribanos oficiales como es requerido para los Guinness. Para la primera galleta, 21 kilos de manteca, 350 huevos, 14 litros de agua y un premezclado de harina y otros ingredientes parte de la receta secreta familiar. La bandeja viene enmantecada, lista la mezcla y al horno. Lleva dos horas y media de cosión y bueno a esperar

Pero sin mucho aviso llegó una tormenta, lo que afecto la temperatura del horno, fue un desafío más, y aunque más tarde de lo previsto la sabrosa galleta quedo lista.

Luego de un proceso de enfriamiento que eso llevo unas dos horas y media o tres horas para desmoldarla y comenzar a hacer la otra.

Ahora sabemos lo difícil que es desmoldar un pastel o torta al salir del horno ¿Se imagina desmoldar una galleta de 100 kilos sin que se rompa?

El enfriamiento también demoró más de lo previsto, no fue hasta eso de las cuatro de la madrugada y ya con la segunda galleta lista, que se alistaron los envases de dulce de leche para el relleno, más de 200 kilos. Fue tan dulce ese momento que hasta despertó unos vecinos en medio de la noche. Sin perder un minuto más se iniciaron los detalles para el desafío más grande del evento. Fueron horas de discusión para encontrar la forma de dar vuelta a la segunda galleta y luego colocarla en el lugar exacto sobre la otra con el dulce de leche para completar el alfajor.

Finalmente con los desafíos más grandes ya superados y corriendo contra el reloj se utilizaron 1,300 huevos para preparar el baño de merengue.

A las 5 de la tarde, luego de 35 horas ininterrumpidas de ardua labor, los mandatarios del gobierno junto a miles de personas se reunieron para el momento cumbre, El Alfajor más grande del mundo, 464 kilos de orgullo para la familia Cedrés, la fabrica de la Cierra de Minas y para el pueblo Uruguayo.

Y el último detalle requerido para los guinness, comérselo, para lo cual no faltaron los voluntarios que disfrutaron de este exquisito alfajor y ayudaron a establecer el record mundial.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar