Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

pensionEl fenómeno de la migración está presente en toda América. Cada persona que abandona su tierra, lleva, en su equipaje y en su corazón, un sueño. En Argentina conocimos a un grupo de jóvenes que anhela jugar al fútbol profesional y eso los hizo dejar a sus familias por un tiempo. En su nuevo hogar, descubren que para ser campeones, necesitan más que un buen dominio del balón.

 

Julio Zuñiga, "Yo soy de Catamarca, 1400 km de distancia".

Aabel Casquete, "Vengo de Ecuador, ciudad de Guayaquil y hace seis años que estoy acá".

Julio y Abel, anhelan ser futbolistas profesionales y ambos han dejado su tierra y su familia, para cumplir ese sueño en Buenos Aires, Argentina.

Julio, "Estoy viviendo acá ya hace cinco años y mis primeros dos años fue algo duro, el vivir lejos de mi familia".

Abel, "Tenia 11 años y vine para acá, era una oportunidad para mí. Mi sueño de chico era llegar a un club muy grande de Europa como el Barcelona, el Real Madrid u otros más".

Chicos con grandes sueños que se quedan en esta pensión del Club River Plate, para trabajar por su meta.

Lo más difícil no es el entrenamiento, ni las madrugadas, ni los juegos.

Tito Gil, "Antes de eso hay un proceso, que es el desarraigo y todas las cositas que sufren ellos cuando dejan a su familia".

"El día a día, ese lo pase pensando que si yo quería ser en mi futuro un jugador de futbol, a esto lo tenía que sobrellevar, lagrimas, llantos fueron noches que pase así".

Carla Luaces, "Lo suelen sufrir bastante, sobre todo los primeros tres meses que están acá".

Abel, "Lo primero se me hizo muy difícil, acostumbrarme a la comida, a la convivencia de acá, lejos de mi familia".

Julio, "La pensión, es mi segunda casa, compartí muchas felicidades, muchas tristezas, pero lo que más rescato es el compañerismo, la solidaridad y el trato que tengo acá".

Pero a pesar del sacrificio, no están solos.

"Nosotros tratamos de contenerlos, de ayudarlos, que traten de armar su vida acá, porque ellos van a armar su vida acá, la proyección que tienen es vivir acá muchos años".

"Ellos me están aconsejando que siga para adelante, que siga luchando, que esto es muy importante para mí, para lo que quiero".

Abel todavía espera su oportunidad, pero Julio ya pudo dar su primer paso en primera división.

"El día que me llamaron para formar la primera pre-temporada con el plantel profesional, creo que se me pasaron por la cabeza muchas cosas, como que ya había dado un paso importante en mi vida profesional".

Más allá de la velocidad, la fuerza y la técnica, Julio y Abel comparten otros principios para consagrarse campeones.

Julio, "La disciplina, la responsabilidad, tienes que saber ser solidario, tienes que tener respeto hacia los demás, son pilares fundamentales más que todo para lo humano que también te lleva al éxito en lo futbolístico".

Abel, "Dios ocupó todo. La vida que me está dando le agradezco mucho a Él".

Estos jóvenes nos enseñan que no importa donde vivas, depende de tí hacer, de ese sitio, tu casa.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar