Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

caballosMaría de los Ángeles tuvo que sufrir la perdida de su pierna a los 21 años, sin embargo su discapacidad le ayudó a encontrar su propósito en la vida. Fundar la primera escuela de equitación para discapacitados.

 

¿Alguna vez te han dicho que un sueño que tienes es imposible? ¿Y cuál ha sido tu reacción?

Yo creo que, más bien, lo que esas personas quieren decirte es que ellos no pueden, pero no significa que la misma regla aplique para todos.

Cuando alguien nos desmotiva, tenemos dos opciones: O le hacemos caso y guardamos nuestros sueños en el baúl de los recuerdos, o decidimos emplear todas nuestras fuerzas en demostrar lo contrario.

Pues en Argentina, conocimos a una mujer que no aceptó un "no" como respuesta y mira todo lo que ha conseguido.

María De Los Ángeles, "El amor a los caballos comenzó desde muy chiquitita".

Con los años, crecieron ella y su pasión.

"Le pedí a los Reyes Magos que me trajeran un caballo y bueno. Me habían regalado un "Sulky a pedal" y yo andaba en la vereda en vez de bicicleta, con mi "Sulky a pedal". Para mis 15 yo quería que en vez de hacerme la fiesta me hicieran socia de un club hípico, pero que en aquella época yo era re vergonzosa. Asi que digo: ¿Con quién voy a ir a un club hípico? Pasó la fiesta de los 15 y bueno, me quedé con las ganas".

A los 21 años, María de los Ángeles comenzó a tener problemas en una rodilla. Hasta que un diagnostico médico le detectó cáncer. La única solución posible era la amputación de la pierna y así fue.

María, "Yo siempre decía: Por algo debe ser, no sé para qué. Pero Dios mío muéstrame el camino. Lo que le pedí siempre fue mucha fuerza y sabiduría

para saber que hacer a partir de mi discapacidad. En el mundo entero se aconseja hacer deportes. Entonces mamá me lleva al Instituto Nacional de Rehabilitación y me empieza a decir todos los deportes importantes que yo podía hacer".

"Coherente con mi infancia, mi adolescencia, le pregunté: ¿No hay Equitación? Entonces me dice: No, María de los Ángeles, eso acá no existe, eso solamente en Europa, en EEUU. Ahí me cayó la ficha. ¡Eso es lo que Dios quiere de mi! Hasta que no funde la primera escuela de equitación para discapacitados, no paro".

"Así que imagínense cuando yo empecé a golpear las puertas de los clubes hípicos que quería hacer esta actividad. Me miraban como diciendo: Pobre, perdió la pierna y se volvió loca. No se puede, era No, no, no, no y no. Y dentro del área de la salud mejor ni que hablar ningún médico iba a dar la autorización. Hoy la mayoría de nuestros alumnos vienen por orden de su médico".

Mamá de Gisela, "Gisela, bueno, desde chica nos hemos dado cuenta que ha tenido un problema y bueno se apartaba de los chiquitos".

Mamá de Rocio, "Mi hija viene acá desde los seis años, tiene trastornos de la conducta, le hizo muy bien".

Mamá de Gisela, "Ella se ha explayado muy bien con el animal, algo maravilloso creo para todos los niños con problemas".

Hace mas de 30 años que María de los Ángeles se dedica a ésta actividad. No solo en el área de la salud, sino también en la deportiva. Lleva a competir internacionalmente delegaciones de jinetes, logrando medallas de oro, plata y bronce.

"Hemos demostrado que sí, se podía. Cuando a uno le pasa algo siempre hay que buscar el lado positivo. Entré a un mundo que había mucho para hacer y realmente encontré mi camino. Sin fe yo creo que hoy no se puede vivir".