header-c700h-13

Buscador

Harold Guerra: “No hay Imposibles"

Harold GuerraEntrevista a Harold Guerra, quien presenta su disco "No hay imposibles" y habla acerca de la Fundación Ágape, que dirige junto a su esposa.

 

 

Club 700 hoy: Nos acompaña Harold Guerra con su nuevo disco "No Hay Imposible." ¿Por qué este nombre: "No hay imposible"?

Harold Guerra: Bueno, "No Hay Imposible" se convirtió en una frase de cajón. Yo le llamo frase de cajón siempre. Me encontré diciéndole muchas veces a la gente que estamos ayudando con la organización que mi esposa y yo corremos, era abrazarlos y decirles: Dios va a cambiar tu circunstancia, tú puedes hacer esto, vas a salir adelante, en Dios no hay imposible. Entonces era un clamor que queríamos depositar en el corazón de la gente que estaba más necesitada.

C700H: Como un slogan.

Harold Guerra: Sí. Era una frase, sin pensar estaba naciendo dentro de mí. Y "no hay imposible" se convirtió eso. Y bueno, hay una de las canciones del disco que habla de eso, del Dios que creo los cielos, la tierra, y puede hacer lo imposible posible.

C700H: "Viva ágape" es la organización que vos junto con tu esposa están echando a andar, con la que también hemos hecho cosas juntos con Operación Bendición. Y entonces la música, ¿dónde está?

Harold Guerra: La música es una plataforma para que alguien me preste un micrófono y me dé una cámara para decir "¡Hay un montón de gente que necesita ayuda!"
¡Ayúdennos a ayudar! La música es algo que Dios me prestó para de verdad cumplir el llamado en esta vida que yo creo que todos debemos de tener, y que ustedes van a entender muy bien conmigo. Yo estoy apasionado por servir a la gente, yo estoy apasionado por amar y gritar por los que nadie escucha, cantar por los que nadie quiere oír. Yo le dije a una persona una vez, mientras estábamos inaugurando una casa que se le había regalado: yo le prometo regalarle mi garganta. Y se me quedó viendo y me dice: pero yo quiero comer, yo quiero una casa, o sea, no quiero tu garganta. Y dije: pero donde yo vaya, donde yo pueda cantar, yo voy a dejarle saber a la gente que tiene que hacer algo por la gente que tiene un alma, tiene un corazón, y tiene una necesidad. Yo creo que eso es ser buenas personas.

C700H: Todos tenemos que aprender a sentir en carne propia el sufrimiento ajeno y lo has visto en el trabajo humanitario. ¿De qué forma las historias de cada ser humano que has conocido se plasman en este disco?

Harold Guerra: Alguien vino y me dijo: ¿sabes qué, Harold? ¿Puedo platicar? Y nos sentamos a tomar un café. Y una persona que, en los ojos del mundo, pues le va muy bien y todo lo que tú quieras, viene y empezó a contarme un problema y me encontré diciéndole la misma frase: Tranquilo. No se preocupe. Dios está en control. En Dios no hay imposible. Y empecé, recogí un papel y empecé a escribir. Y la canción decía: Sé que tú llenaste el mar, eres quien dirige el sol, tú tienes el control de todo. Déjame entrar bajo tu sombra, me esconderé bajo tu majestad. Y no era algo súper fuera de serie, pero era una canción que decía: en la majestad del Dios, en la majestad de este ser tan inmenso que puede cambiar nuestra historia, todos estamos cubiertos por esa sombra. Y era eso, yo creo que cuando estamos ahí, podemos cambiar la historia de nuestras familias.

C700H: Podríamos hablar muchísimo sobre tu experiencia personal aprendiendo que nada es imposible en Dios, pero cuéntanos un poquito. Aquí tengo en mis apuntes que en tu caso hubo un tiempo en que no podías hacer música. ¿Por qué?

Harold Guerra: Bueno, hay un montón de tiempos cuando no puedes hacer música cuando andas en esto. Pero yo he pasado muchos momentos difíciles. O sea, yo crecí en una casa dividida donde mi papá tuvo un problema de alcoholismo crónico por más de 25 años. Entonces yo crecí en una casa muy violenta, con mucho ruido. Mis memorias son de muchos sonidos raros. Y mi mamá fue líder, en la iglesia local, de oración por más de 25 años. Entonces yo fui el niño que creció los sábados en la cantina con mi papá y el domingo en la iglesia. Entonces yo vi los dos mundos. Yo ahora digo fue lo mejor que me pudo haber pasado porque Dios me enseño mucho sobre la necesidad que está afuera y la puedo entender, y no crecí en una burbujita. Entonces, no poder escribir música a veces es a causa de tratar de encontrar la esencia de Dios, encontrar lo que de verdad puede tocar el corazón. Yo pasé un tiempo donde tuve un quiste que los doctores pensaron era canceroso y mucha gente se refiere a eso, como que ese fue el tiempo más difícil de mi vida. Pero yo creo que el tiempo más difícil de nuestra vida, a nosotros los que creemos en este Dios, es cuando nos sentimos más lejos de su presencia y no lo podemos escuchar.

C700H: Y nos trae una óptica diferente esas experiencias dolorosas para aplicarlas y recordar que Dios fue fiel antes y ahora.

Harold Guerra: Y lo sigue siendo y lo va a hacer siempre. Entonces, yo le digo esto, mira; yo soy hijo de dos inmigrantes guatemaltecos. Mi mamá me dio de comer a mí limpiando baños ajenos de casas donde yo jamás iba a poder entrar si no era a eso, a trabajar. Y mi papá acarreaba tierra y piedra a construcciones de edificios que yo solo miraba como en las películas y caricaturas. Y ahora alguien me presta un micrófono y me dicen: ¡Wow! ¡Qué genial!," ¡y me invitan al Club 700! Y me siento emocionadísimo, pero yo sigo siendo quien soy y entiendo eso muy claro. Y entiendo que la diferencia, el que marca el antes y después, es el Dios que cambió nuestra historia. Eso es lo que yo creo, el Dios de lo imposible.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar