Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

sandaliasA Conchita, en México, el futuro le inspiraba mucha ansiedad. ¿Cómo podría alimentar a sus hijas si un huracán había eliminado la fuente de empleo de su esposo? En medio de la crisis, ella tuvo una idea y lo que necesitaba para echarla a andar y devolverle la tranquilidad a su familia, se lo diste tú.

 

Conchita es una mujer que acepta todo tipo de retos. Cuando su esposo se quedó sin trabajo después de un reciente huracán que azotó Veracruz, México, ella decidió aportar su mayor esfuerzo.

Conchita, "Yo tuve la necesidad de ver de qué otra manera se podía pues traer el dinero a casa, entonces pues entramos con lo del zapato".

Algunos años atrás, Conchita había pedido dinero prestado de unos familiares para aprender el oficio de hacer zapatos a través de un curso intensivo, pero nunca llegó a tener suficientes recursos para echar a andar el negocio.

"Estábamos desesperados por la necesidad económica y la necesidad de comer y queríamos pedir dinero prestado, y en ese momento llegó Operación Bendición a nuestras vidas".

Operación Bendición México intervino para hacer realidad el sueño de esta familia. A través de un préstamo sin intereses, permitieron a Conchita comprar herramientas, materias primas y moldes para iniciar su pequeño negocio de sandalias de playa.

"Y yo veía y yo decía: ¡Ah ¿pues tantos pares?!, y pues yo me ponía cada vez más contenta y yo: Gracias. Ya no tenía más palabras que decir que ¡Gracias padre por tanta bendición!"

Y por supuesto que tiene talento, las bellas sandalias que produce hablan por sí mismas y se venden muy bien.

José Vela, "Consciente de que lo que ella inicia es bendición, es allí donde yo he decidido involucrarme a apoyarla".

Ahora José es el fan número uno de Conchita. Vende sus creaciones en la playa cercana a su aldea y el negocio ha prosperado.

"Es un gusto para mi saber que tengo la facilidad de hacer los números y los colores que verdaderamente se que se que se va van a vender".

Conchita, "Doy gracias a Dios primeramente y gracias a Operación Bendición por la ayuda que nos ha dado y que Dios les bendiga".