Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

llagasEn Honduras un niño necesitaba ayuda. Él era el blanco del rechazo de sus compañeros de la escuela a causa de un padecimiento que se habría curado rápidamente, si la medicina que podía aliviarlo hubiese estado a su alcance.

 

Lenin de 10 años de edad se sentaba a ver a los niños del vecindario jugar fútbol. Eso era más fácil que escuchar sus rechazos y burlas.
Lenin, "Un día yo quería jugar con los niños, entonces un niño me miro la mano y después no quisieron jugar conmigo, porque tenía mezquinos y se los iba a pasar".

Maribel es madre sola. Vende verduras y así reúne dinero para la comida, pero es todo lo que puede cubrir.

El centro de salud de su comunidad no tiene medicinas para curar la mano de su hijo.

Maribel, "Probé de todos los remedios caseros que pude encontrar y no, ni uno le resultó. Siento una gran tristeza por que un hijo le diga a uno: mamá, me siento mal por esto, me arremedan en la escuela, no quieren jugar conmigo. Yo me sentía triste y no podía hacer nada".

Algunas veces, las verrugas le picaban tanto que él hacía todo lo que podía para detener la picazón.

Lenin, "Yo con un cuchillo me quería quitar las verrugas porque me picaban mucho".

Maribel, "Entonces yo lo regañé a él, le dije que no tenía que andar haciendo esas cosas porque se iba a cortar y se iba a desangrar él".

Pocos días después, Operación Bendición fue a visitar a Lenin y a su mamá. Les contamos que habíamos encontrado la medicina que él necesitaba para quitar esas verrugas y evitar que se propagaran.

Maribel, "Yo ya me sentía contenta de verlo a él alegre porque ya eso se le estaba quitando a él y se sentía bien también".

Lenin, "Ahora estoy contento porque me quitaron las verrugas y ahora los "güirros" ya quieren jugar conmigo en la escuela".

Y para ayudar a Maribel a tener ingresos extra en caso de futuros viajes al médico, también le dimos todo lo que necesitaba para montar su negocio de venta de ropa usada en su comunidad.

Maribel, "Ahora ya me siento contenta, me siento feliz, por la ayuda que me han brindado Operación Bendición y ahora si yo puedo darles a ellos lo que ellos necesiten".

Lenin, "Gracias a Operación Bendición porque ya se me quitaron las verrugas".