Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

calle lajasCuando una avalancha destruyó un barrio en Costa Rica. Un grupo de sobrevivientes comenzó el arduo trabajo de recuperar sus vidas luego de haberlo perdido todo.

De las casas que habían en Calle Lajas, Escazú, Costa Rica antes de la avalancha, solo quedan ruinas y los restos que los ladrones no pudieron arrancar.

Es irónico que doña Laura Alvarado tenga que quemar su colchón, porque semanas después de la avalancha que dejó su casa en ruinas, ella y su esposo aún duermen en un colchón prestado.

Algo parecido viven otros de los sobrevivientes, a quienes visitamos en casas de familiares a salvo del lugar de la tragedia.

Tal es el caso de doña Josefa Pizarro que perdió a dieciséis parientes de su esposo.

Su hermana les abrió su casa, pero carece de las cosas más elementales.

Josefa nos comenta “Es muy doloroso, digamos ver a mis hijos, tal vez hasta con frío y todo eso durmiendo en el piso”.

Vera Solís sí logró salvar su colchón pero sus múltiples intentos por quitarles el barro han sido inútiles.

Cada centavo que gana su esposo, lo invierten en la que será su nueva casa.

Pero gracias a los socios del Club 700, Operación Bendición les llevó una sorpresa.

Doña Vera podrá ahora finalmente deshacerse del colchón al que nunca pudo sacarle el barro, el reemplazo fue inmediato.

Operación Bendición llegó a Calle Lajas porque quiere mostrar el amor de Dios a través de ayuda tangible, ayuda humanitaria tangible.

Estamos supliendo algunas necesidades básicas como por ejemplo comida, también les estamos comprando colchones, camas, utensilios de cocina porque estas son personas que lo han perdido prácticamente todo.

Doña Josefa ya no tendrá que preocuparse porque sus hijos de diez y catorce años pasen la noche en el piso, ya tienen un camarote y colchones nuevos.

Fueron cinco familias a las que Operación Bendición pudo llevarles algunas de las cosas más necesarias.

Aún queda mucho por hacer, pero para estas personas ninguna ayuda está de más en su lucha por recuperar su estilo de vida y su tranquilidad.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar